Sociedad | TECNOLOGÍA

Lucha de titanes

Apple se embandera en la privacidad para seducir usuarios, pero afecta el negocio de otras empresas, como Facebook. El enfrentamiento que se viene.

Meta. La cotización bursátil de la corporación de Zuckerberg sufrió una fuerte caída por las restricciones impuestas por su competencia.

DELMAS/AFP/DACHARY

Meta, la corporación dentro de la que se encuentra Facebook, perdió cerca del 40% de su cotización bursátil desde febrero, cuando publicó su reporte de ganancias de 2021. Si bien sus ingresos habían aumentado un 37% desde el año anterior, aparecieron, por primera vez, señales de un techo para el monumental negocio.
Más allá de la crisis global que sufre la economía y que se tradujo en la caída de la cotización de todas las empresas tecnológicas, la declaración de Facebook tuvo particularidades.
En primer lugar que la cantidad de usuarios, cercana a los 3.000 millones mensuales, había dejado de crecer por primera vez. En segundo término, la competencia por parte de TikTok que ahora le gana entre los usuarios más jóvenes. En tercero –explicó Mark Zuckerberg–, el cambio en las políticas de privacidad de Apple le había generado pérdidas por 10.000 millones de dólares, una cifra que representa casi el 10% de los ingresos de la red social. ¿Cómo es que la privacidad tiene semejante precio?

No me sigas
En diciembre de 2020 el nuevo sistema operativo para iPhones, el iOS14, habilitó la posibilidad de bloquear el seguimiento por parte de las aplicaciones instaladas, otro paso en el objetivo de presentarse como la empresa «de la privacidad».
La opción significó un duro golpe para la industria publicitaria online: los datos de los usuarios, sus consumos, localización, intereses, etcétera, son el insumo que Facebook (y otras empresas) ofrece a los anunciantes para ubicar las publicidades; de allí obtiene el 98% de sus ingresos. Por eso, al contar con menos datos, su servicio se vuelve menos preciso y le cuesta encontrar clientes para los anunciantes. Y, peor aún, ya no puede saber con precisión si las ventas se concretaron para cobrar su comisión.
Por ese motivo, Facebook intentó con todo tipo de mensajes convencer a sus usuarios de que habilitaran nuevamente la opción de seguimiento para «ofrecerles una mejor experiencia publicitaria». No parece haber funcionado: el 96% de los usuarios de iPhone bloquea a las apps el acceso a toda información que no sea imprescindible para su funcionamiento.
Tal ha sido la desesperación de Meta que a principios de 2021 se sumó con fuertes críticas a una investigación de la National Telecommunications and Information Administration (NTIA) acerca de la forma en la que Apple impide la instalación de aplicaciones en sus celulares por fuera del App Store a diferencia de otros sistemas operativos. De esta manera, por ejemplo, Apple se garantiza una comisión que puede ser del 15% o 30% de los cobros que hacen otras empresas por servicios que ofrecen en los iPhones o pone trabas a aplicaciones que compiten con las de su propia empresa.
Facebook amenazó con llevar a Apple a juicio por esta decisión que afecta su negocio, pero este año no habló más del tema. Sin embargo, este enfrentamiento es otra señal de que la concentración de estos gigantes terminará, tarde o temprano, en una batalla final entre ellos.


Esteban Magnani