170 personas asesinadas en Ceará, Brasil, durante motín policial

Un motín de policías militares agravó la violencia en el estado de Ceará y en los ocho días que llevan en cuarteles fueron asesinadas 170 personas. Es la consecuencia más grave de una insubordinación de los agentes en demanda de un aumento salarial, que además coincidió con el Carnaval. Esta protesta policial determinó que presidente, Jair Bolsonaro, de extrema derecha, ordene el despliegue del Ejército y de la Fuerza Nacional para patrullar las calles. Los de Ceará no son los únicos policías militares brasileños descontentos con los salarios que cobran, pero sí los que han optado por las medidas de presión más drásticas. El malestar por la paga está extendido en Brasil. Nada menos que los cuerpos de doce estados están presionando para mejorar sus condiciones laborales.