2.993.151

argentinos viven en asentamientos informales o villas, según el informe 2016 de la organización Techo, que relevó la situación habitacional de la ciudad de Buenos Aires y diez provincias argentinas. Se trata de uno de cada diez habitantes de centros urbanos –unas 650.000 familias– que carecen de acceso a la red cloacal (98%), al agua corriente (97%), a la red eléctrica (73%) y a la recolección de residuos.
El 60% de los asentamientos se inunda cada vez que llueve y el 70% tiene dentro de su barrio al menos un factor de riesgo (ribera de arroyo, camino de alto tráfico, basural y torres de alta tensión).