34 obispos chilenos renunciaron tras los casos de abusos

Luego del «encuentro extraordinario» celebrado en el Vaticano al que fueron convocados los obispos chilenos por Francisco entre el 14 y el 17 de este mes, la totalidad de la jerarquía católica de Chile puso a disposición del papa las renuncias a sus cargos, un hecho sin precedentes en la historia de la Iglesia Católica y que fue provocado por el propio Jorge Bergoglio. En un comunicado leído este jueves por los obispos Fernando Ramón Pérez, Secretario de la Conferencia Episcopal, y Juan Ignacio González Errázuriz, obispo de San Bernardo, manifestaron que «todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros». Momentáneamente, los obispos renunciantes –34 en total– continuarán ejerciendo sus responsabilidades hasta tanto el papa tome una determinación final sobre cada uno de ellos, pero se presume que un número importante de integrantes de la jerarquía serán efectivamente removidos de sus cargos.