400 muertos en Irán

La provincia iraní de Kermanshah fue arrasado por un terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter, en la frontera con Irak, y dejó 407 muertos, además de 7.000 heridos, según los últimos datos oficiales. Las autoridades iraníes movilizaron a todos los cuerpos de seguridad para acelerar las tareas de rescate y de retiro de escombros en las poblaciones más afectadas por el sismo. El temblor se sintió hasta en las costas del Mediterráneo. A la vez, gran cantidad de edificios se derrumbaron y miles de personas pasaron la noche en las calles ante el temor a las réplicas, que se contaron por decenas. Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohani, expresó el «gran dolor y tristeza» que atraviesa su país, en la previa de su visita a la región afectada junto a una delegación encabezada por el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, y en la que participan el ministro de Sanidad, Hasan Qazizadeh Hashemi, y el director de la Media Luna Roja iraní, Ali Asqar Peivandi.