Abusos sexuales en la agenda de Francisco

El Papa Francisco afirmó que no responderá a las acusaciones de un exfuncionario del Vaticano, quien sostiene que el pontífice habría ocultado información sobre abusos sexuales. Como trascendió, el arzobispo Carlo Maria Vigano acusó al Papa a través de una carta abierta publicada este fin de semana, de haber anulado las sanciones contra el cardenal estadounidense Theodore McCarrick y de haber ignorado las advertencias internas sobre el comportamiento de carácter sexual del cardenal con jóvenes seminaristas y párrocos. Así, en medio de una conferencia de prensa en el avión en el que viajaba de Irlanda a Roma, el Papa sostuvo que no hablaría sobre el documento de 11 páginas en el que el exfuncionario lo acusa de haber conocido, desde hace años, las denuncias de abuso sexual por parte de un cardenal estadounidense. Theodore McCarrick, de 88 años, renunció en julio pasado y fue despojado de su título como cardenal luego de una denuncia por abuso sexual contra un menor edad, ya hace casi 50 años, además de haber sido señalado por obligar a seminaristas varones a compartir su cama. Claramente, los abusos sexuales cometidos por miembros del clero constituyen la gran cruz del pontificado de Francisco.