Acoso y violaciones en el Parlamento danés

Más de 300 mujeres, entre ellas políticas y empleadas del Parlamento de Dinamarca, denunciaron que la institución legislativa sirvió durante años como telón de fondo de conductas misóginas que incluyen desde la violación hasta la intimidación sexual de pasantes por parte de los diputados. La primera ministra del país, Mette Frederiksen, abordó el escándalo y pidió que se investiguen las graves acusaciones. La mandataria reconoció que es «imposible refutar» que hay un problema y contrató abogados externos para investigar las acusaciones, después de que ella misma designara a un ministro de Exteriores quien admitió haber tenido relaciones sexuales con una joven de 15 años cuando él tenía 34. Camilla Soee, una de las cuatro mujeres que inició la carta publicada en Politiken, declaró a la prensa que la intención de las firmantes es demostrar «de una vez por todas, que el sexismo y el acoso sexual son parte del entorno político».