Acusan de sedición al jefe de la policía catalana

La Audiencia Nacional de España citó a declarar al jefe de la Policía Catalana, Josep Lluis Trapero, por el presunto delito de «sedición» por no haber actuado durante una manifestación en que miles de catalanes rodearon a un grupo de integrantes de la Guardia Civil Española que se registraban para impedir el referéndum independentista del domingo. El hecho por el que se lo acusó al titular de los denominados Mossos d’Esquadra no ocurrió el domingo pasado, cuando las fuerzas federales españolas reprimieron y saquearon urnas en los centros de votación de distintas ciudades catalanas, sin el 20 de septiembre pasado. Ese día, una multitud rodeó la Conserjería de Economía mientras la Guardia Civil la estaba registrando en el marco de las resoluciones de la Justicia central que declararon «ilegal» a los comicios independentistas. Durante esa protesta, varios agentes federales quedaron retenidos durante horas. Las autoridades de la Guardia Civil aseguraron ante la jueza Carmen Lamena que ese día hubo veinticuatro solicitudes de apoyo a los Mossos d’Esquadra, diez de las cuales eran de carácter urgente. Sin embargo, las respuestas fueron «escuetas», indicaron.