Agua Pesada sin fondos del Gobierno

Los trabajadores de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Arroyito, Neuquén, cortaron la ruta nacional 22 el pasado viernes y este lunes volvieron a hacerlo. La medida obedece a que los empleados de PIAP solo cobraron el 60% del sueldo, el concesionario del comedor se retiró y despidió a su personal, el servicio de transporte redujo su frecuencia, la empresa mantiene una deuda millonaria por energía eléctrica y gas natural y hoy tiene su producción interrumpida. El jefe de gabinete, Marcos Peña, había dicho que «no es cierto que el Estado Nacional haya desistido de hacer aportes, ya que a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica está tramitando los fondos para que la planta afronte sus gastos». Pero lo cierto es que las afirmaciones de Peña no se cumplieron. Cristian Salas, delegado de ATE en PIAP sostuvo que «el responsable principal de la situación que estamos pasando es el gobierno nacional, que decidió no continuar con la cuarta central que iba a darnos la posibilidad de producir 600 o 700 toneladas de agua pesada».