Ahorrar gastando más

Ilustración: Pablo Blasberg

Pese a que Durán Barba me llamó y pidió que mientras durara la campaña de Cambiemos no hablara de economía y mucho menos de que la plata no alcanza y todo aumenta, lo cierto es que es imposible escribir sobre la realidad nacional sin mencionar que la plata no alcanza y todo aumenta. Pero para que vea que también le ponemos onda al gobierno vamos a hablar de las cosas que hacen los comerciantes para que las cosas parezcan más baratas de lo que realmente son.
En los súper se ha puesto de moda ofrecer un descuento para lo que ellos llaman la segunda unidad. «Lleve dos y pague uno» o, un poco más complejo: «Llevando dos, la segunda unidad con el 70% de descuento». Es evidente que todo puede ser más barato siempre y cuando lleves dos paquetes de yerba en lugar del único que necesitás. Así las cosas, no sería raro encontrar promociones del tipo «Lleve 14 kilos de dulce de leche, 14 litros de lavandina y 14 pre-pizzas y pague 12, 12 y 12. Eso sí, la oferta incluye los tres productos».También las hay más complicadas, del tipo «Compre 2 salamines picado fino y llevando una botella de Garnacha en el segundo tiene un descuento del 50%». O bien: «Hoy oferta limitada. Comprando 3 docenas de huevos frescos, puede llevar un repelente para mosquitos al 50% de su valor y 3 latas de mejillones al 73% de su precio de lista. Pagando con tarjeta de débito, 48% de su valor, con tarjeta de crédito 53,5%. Si es socio de Aldosivi, 2% de descuento adicional. Jubilado con más de 90 años únicamente efectivo». Es probable que para entender cuánto finalmente paga por lo que quería llevar –que es distinto de lo que llevará– deba ir con un contador provisto con una calculadora, así que al precio que él le indique, deberá sumarle sus honorarios. Pero, como dicen en el truco, lo que cuesta vale.
Este sistema de premios (?) también se hace extensible a la comercialización de otros productos. «Compre 2 aviones jet y al segundo le bonificamos los paracaídas y le damos el número de celular de la promotora» o «Vaya al Emporio del churro relleno y llevando una docena de chocolate y pastelera, gánese un cero kilómetro». En realidad no le regalan un coche, sino que puede participar en un concurso con dos millones de otras personas, de las que saldrán los 30 finalistas, que deberán competir para que quede un ganador que deberá contestar correctamente 82 preguntas sobre la historia de la República de Azerbaiyán. Que es parecido, pero no lo mismo a ganarse un coche así no más.
Ya está avisado, si quiere sobrevivir en esta economía, ya sabe qué hacer. La decisión es suya.