Ajuste a fondo en Brasil

El gobierno de Brasil anunció ayer que prepara un plan de retiros voluntarios en el Estado con el objetivo de reducir la masa salarial de los empleados públicos. Esto sucede a menos de una semana de haber aumentado en hasta 16% el precio de los combustibles para intentar subir la recaudación fiscal. El anuncio fue hecho por el ministro de Planificación, Dyogo Oliveira, quien indicó que el plan también puede incluir la reducción de la jornada laboral y de salario para los empleados del gobierno central, estimados en 500.000 personas. El objetivo es reducir 1.000 millones de reales anuales (unos 320 millones de dólares), equivalente al 0,35% del gasto previsto con los salarios de empleados públicos. «El último programa de retiros voluntarios (llamados PDV en Brasil) fue hecho en 1999 y es difícil calcular la adhesión», dijo Oliveira citado por el diario económico «Valor» y en referencia a la reducción hecha por la vía voluntaria en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.