Aliados claman por la renuncia de Díaz Gilligan

A pesar del reclamo del frente interno de Cambiemos que pide su renuncia, el subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, permanece firme en su cargo, luego de que se revelara que existía una cuenta a su nombre en Andorra por más de un millón de dólares que no declaró. El jefe del interbloque Cambiemos en Diputados, Mario Negri, planteó que Díaz Gilligan debería renunciar, mientras que la diputada de la Coalición Cívica, Paula Oliveto Lago, consideró que es el Poder Judicial el que debe investigarlo y no la Oficina Anticorrupción: «Hay que respetar la división de poderes», indicó la legisladora. En una defensa «singular», Díaz Gilligan aseguró que no era su dinero, sino que había actuado como testaferro de Francisco Paco Casal, un empresario uruguayo que, según el dirigente macrista, tenía algunos problemas con el fisco de su país y no podía figurar. Casal también aparece involucrado en el megaescándalo de corrupción conocido como FIFA-Gate. «Paco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía», sostuvo.