Alliance for the Unreached

«Hay que reconocerle a este gobierno que tiene mucha habilidad para trasladarle el costo político de las medidas impopulares que toma a las provincias. Ya lo hizo con la reforma previsional, lo hizo con las tarifas el año pasado». Con esa frase el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, cuestionó la presión que el gobierno ejerció sobre las provincias y municipios para que asuman los costos de la política tarifaria del Poder Ejecutivo a través de la disminución de impuestos locales. A la vez, el mandatario santafesino definió al reclamo de Macri como «una estrategia para disimular una política tarifaria que produce un amplio impacto social». Por su parte, las gobernaciones de Salta, Tucumán y Catamarca también cuestionaron la estrategia del gobierno nacional. A su vez, Lifschitz también apuntó contra la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que complació la orden del gobierno rápidamente. «Nosotros no tenemos los impuestos que tiene Vidal en Buenos Aires. Estamos haciendo un gran esfuerzo para tratar de morigerar el impacto de la energía eléctrica», subrayó ante la reducción del 15,6% en electricidad y 6,3% y 6,2% en las boletas de gas y agua que anunció Vidal.