AMIA: Maniobras en la causa por el encubrimiento

El Tribunal Oral Federal N°2, que lleva adelante el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA, dispuso mantener la legalidad del alegato con el que el gobierno desistió de acusar a los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, acusados de peculado, privación ilegal de la libertad y coacciones de los expolicías acusados y luego absueltos por el atentado. Esto a pesar de que apartó de la querella del Estado al abogado José Console, respaldado por el gobierno, por tener un cargo paralelo en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires. Console había quedado con la responsabilidad del alegato de parte de la querella oficial hace dos semanas, tras una decisión del ministro de Justicia, Germán Garavano, quien desplazó de ese rol a Enrique Ventos. El cambio de nombre también cambio la postura: Console pidió algunas penas más bajas que la fiscalía y la absolución de Mullen y Barbaccia. Los representantes del Ministerio Público Fiscal habían solicitado en diciembre ocho años de prisión para los exfiscales. De este modo, continúa la escandalosa intervención del Ejecutivo en la Justicia para encubrir a los encubridores.