Apoyo a Rafael Correa tras la condena a prisión en Ecuador

Diversas personalidades de América Latina se opusieron a la sentencia a ocho años de prisión que dictó el Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia en Ecuador, contra el expresidente Rafael Correa, lo que al mismo tiempo lo inhabilita de la vida política por 25 años. El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, calificó la decisión judicial como un «acto de barbarie» perpetrado por el presidente, Lenín Moreno. Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, expresó que el economista ecuatoriano, a quien manifiesta su total solidaridad, es «víctima de una persecución política sin límites», ante los ojos de un pueblo que «reconoce lo mucho que has hecho por él y por la Patria Grande». El exsecretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, estableció un paralelo con el caso del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien también «secuestraron judicialmente porque le tienen miedo electoralmente». El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, reafirmó el «apoyo y confianza» que tienen sobre Correa el pueblo y el Gobierno cubano, al tiempo que rechazó «los procesos judiciales políticamente motivados contra los líderes de izquierda» que promueven en la región los Gobiernos neoliberales.