Arsat perjudicada por beneficio a empresas privadas

El presidente Mauricio o Macri habilitó a empresas de telefonía móvil operar en bandas que hasta ahora pertenecían a la estatal Arsat. La decisión favorece a las compañías que prestan servicios en las telecomunicaciones y perjudica el patrimonio colectivo al relegar las frecuencias cambiando la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital. Así, la decisión de Mauricio Macri a favor de las telefónicas se dio a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que otorgó al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) la facultad de otorgar licencias a entidades privadas. Esta medida unilateral saltea al Congreso que es cuerpo que debe aprobar la entrega de espacio satelital de Arsat. «El decreto confirma el desprecio de Macri por el patrimonio público, la renuncia a la soberanía satelital y su vocación permanente por garantizar la rentabilidad empresaria por sobre los derechos de la ciudadanía», señaló el diputado nacional Rodrigo Rodríguez (FPV-PJ) que integra la Comisión de Comunicaciones e Informática.