Ascensión Mendieta, luchadora antifranquista, falleció a los 93 años

Ascensión Mendieta, la mujer que luchó denodadamente para recuperar los restos de su padre, Timoteo, asesinado por el franquismo y logró exhumar en 2017 del cementerio de Guadalajara, en lo que fue el primer caso de la «querella argentina» contra los crímenes de esa dictadura, falleció este lunes a los 93 años. «El espíritu de mi abuela Ascensión se ha sumado hoy al de su padre, Timoteo Mendieta. Pronto descansarán juntos en el final de una travesía que prendió la llama de esperanza en otros españoles que buscan a sus seres queridos. Gracias por acompañarla en este viaje», escribió Aitana Vargas, en redes las redes sociales. Timoteo Mendieta era carnicero y presidente de UGT en su pueblo, Sacedón. Tenía siete hijos el día que lo mataron; el más pequeño aún no caminaba. Ascensión lo vio por última vez con 13 años. «Ahora puedo morirme tranquila», dijo el día que, por fin, recuperó sus restos.