Aulas y escenarios

El programa del Centro Cultural de la Cooperación, que brinda espectáculos teatrales infantiles a niños de escuelas de bajos recursos, cumplió una década. Antoaneta Madjarova, su coordinadora, destacó la importancia de la iniciativa.

Grupo amichis. Los actores representaron en el festejo un fragmento de Clac! (Sub.Coop)

El proyecto educativo Arte en la Escuela, impulsado desde el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, cumplió 10 años de trabajo ininterrumpido con los más pequeños y los que menos tienen. Este programa, iniciativa creada en 2006 por el Área de Títeres y Espectáculos para Niños del Departamento Artístico del CCC, brinda la posibilidad a alumnos de escuelas de zonas carenciadas, chicos de entre 2 y 15 años, de disfrutar de espectáculos de títeres, clown y teatro negro. Se realizan entre 70 y 100 funciones por temporada teatral (con entrada sin cargo y el transporte escolar incluido), con una convocatoria de alrededor de 22.000 alumnos cada año.
Todo el movimiento cooperativo está involucrado con el programa, ya que son las comisiones de asociados de más de 50 filiales del Banco Credicoop de Capital Federal y el conurbano bonaerense las que se contactan con las escuelas, sus docentes, los alumnos y sus familias, y organizan estas salidas en las que CCC los recibe en su Sala Solidaridad para que puedan disfrutar de obras de gran calidad como Calidoscopio; Pulgarcita; Circo Fokus Bokus (los tres a cargo del multipremiado Grupo Kukla) Aquel loco elenco y Clac! Una obra de película (estas dos del también reconocido Grupo Amichis). El proyecto cuenta también entre sus actividades con talleres sobre cooperativismo en las escuelas y establecimientos educativos, así como también talleres y cursos referidos al arte de los títeres, y talleres de creatividad y reflexión.

Un futuro mejor
La celebración por los diez años se realizó con una gran cantidad de público, entre el que estuvieron presentes familias, docentes, artistas, invitados y representantes tanto del CCC como del movimiento cooperativo. Antoaneta Madjarova (coordinadora de  Arte en la Escuela) dio la bienvenida a los presentes e hizo un recorrido por la historia y las tareas del programa y destacó la importancia de este como medio para dar a conocer más de cerca el movimiento cooperativo a las familias y a los docentes. Y concluyó agradeciendo al cooperativismo y a todos lo que hacen posible la iniciativa, a los docentes por comprender la importancia que tiene el arte y la cultura en la formación de los niños y buscar los medios para que sus alumnos tengan acceso a todas las actividades que aportan a la formación integral. A continuación, tuvo la palabra Melchor Cortés, integrante de la Mesa Directiva de Credicoop. «Cuando uno ve toda esta historia de 10 años de realizaciones se da cuenta de que la batalla cultural hay que seguir dándola porque es la garantía de un futuro mejor. Hace varios años, el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos tituló a su declaración anual «Sin solidaridad no hay futuro». Y eso se reafirma cada año, y en un momento que la ola parece venir en sentido contrario, la resistencia que presentan estas actividades son la garantía de que vamos a revertir el proceso». Juano Villafañe, director artístico del CCC, agradeció a todos «por permitir que este proyecto sea una realidad desde hace ya 10 años». Y recordó y saludó a los grandes pioneros que tuvo la Argentina en la educación por el arte: Luis Iglesias, el gran creador de la escuela rural de la educación por el arte; a la maestra Olga Cosettini con la gran tradición que creó a partir de su «Escuela de la señorita Olga». También recordó a su padre, Javier Villafañe, que en 1940 creó 700 teatros de títeres en escuelas argentinas, impulsando la idea de la educación y la integración de los niños a la sociedad a través del arte. En el final, los grupos Kukla y Amichis representaron un extracto de sus obras, cerrando la fiesta a pura música y color.