Autorizaron el nuevo monopolio de las comunicaciones

El organismo regulador de las comunicaciones (Enacom), dominado por el oficialismo, dio luz verde al surgimiento de la mayor compañía de telecomunicaciones del país, valuada en unos 11.000 millones de dólares, con liderazgo en telefonía móvil, fija, televisión paga y banda ancha, producto de la fusión Telecom-Cablevisión. Aunque falta la palabra de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), organismo dependiente del Poder Ejecutivo, que emitirá su dictamen en 2018, el nuevo monopolio se considera un hecho. De ese modo, Telecom-Cablevisión concentrará cerca del 60% del mercado de banda ancha fija, un 40% de la televisión paga, un 40% de telefonía fija y un tercio de la telefonía móvil, pero además compartirá accionistas con el Grupo Clarín, el mayor proveedor de contenidos audiovisuales del país. Sin embargo, este Grupo no aparece formalmente como parte de la operación Telecom-Cablevisión porque se dividió en dos firmas. Por un lado, quedó el Grupo Clarín, y por el otro Cablevisión Holding que se dedica a televisión y telecomunicaciones. Esta última empresa es la que se fusionó con Telecom, aunque tiene los mismos accionistas del Grupo Clarín.