Bajar las retenciones causó pérdidas significativas al país

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina  (CEPA, si el Ejecutivo nacional hubiese establecido retenciones de 10% al maíz y al trigo, el recuperó fiscal hubiese sido de 9.840 millones de pesos para el primer caso y de 6.750 millones para el segundo. La estimación se realizó considerando las exportaciones concretadas de cada cultivo en 2017 como base. A su vez, el informe remarca que se hubiese decidido mantener las retenciones de la soja en 30% para todo este año (en lugar de bajar a 24% hacia diciembre), el recupero fiscal hubiese trepado a 11.500 millones de pesos. El gobierno, sin embargo, decidió finalmente dejar las retenciones sin cambios.  Por lo tanto,  el Estado nacional se perdió en total de recuperar un total de 28.100 millones de pesos para 2018, que el gobierno de Macri había resignado apenas asumió. Este es un valor de referencia, dado que para ello deberían mantenerse al mismo nivel las exportaciones que 2017, algo que seguramente se reduzca dada la sequía de este año. La reducción planeada desde 35% a 30% de la alícuota para soja entre diciembre 2015 y diciembre 2017 implica, por año, un costo de 19.425 millones de pesos.