Bajaron los contagios en barriadas afectadas por COVID-19

En Villa Azul e Itatí, los primeros barrios del Conurbano bonaerense donde se desarrolló el Operativo Detectar, se produjo una desaceleración del contagio de coronavirus. De modo contundente, la relación entre la cantidad de testeados y positivos bajó a la mitad en Villa Azul y, en Itatí no se expandieron los casos de la manera con que amenazaba la curva. La experiencia tuvo lugar en el marco del crecimiento de casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Así, el gobernador Axel Kicillof resolvió hacer un nuevo cierre que aisló parte del barrio José Luis Cabezas, en el límite entre Berisso y Ensenada. La experiencia de Azul e Itatí cobra relevancia porque, por ejemplo, al suspenderse los partidos de fútbol que se organizaban en las canchitas —se evalúa que ese fue el motivo del brote—, aislando a los casos positivos y con un trabajo de los movimientos barriales para mejorar la prevención, pudo arribarse al control de la situación. A su vez, el Operativo Detectar hizo que bajara el índice de contagios en barriadas populares de la CABA donde el virus se hallaban en expansión.