Bárbara García, acusada por represor, espera Justicia 40 años después

«No toleran que tengamos memoria, eso es lo que los va a perseguir el resto de sus vidas. Somos la historia viva, testigos de las atrocidades que estos asesinos cometieron. Esta falsa acusación de la defensa del genocida no hace otra cosa más que lastimar a las víctimas del terrorismo de Estado. Denunciar a la víctima es algo que no debe prosperar, Casación debe rechazar in limine esta denuncia en tu contra», señala una carta firmada por hijos de desaparecidos, asesinados, presos y exiliados en respaldo a Bárbara García. Se trata de la periodista que reconoció en la Justicia al represor Martín Sánchez Zinny, cabecilla del grupo de tareas que durante la dictadura secuestro a Rocío Martínez Borbolla, su madre, en la misma casa donde vivía García, quien entonces era una niña de 9 años. Sánchez Zinny la acusó de «falso testimonio» y ahora la Cámara de Casación debe decidir sobre esa acusación. «La denuncia contra Bárbara no debería prosperar, pero están buscando que se ponga nerviosa, hostigar a los testigos antes del juicio oral, esperemos que todo esté resuelto antes de que empiece», señala el abogado Pablo Llonto.