Batalla campal en la UTA y paro de 60 líneas de colectivos

La sede de la UTA se convirtió en zona de batalla campal, luego del paro anunciado por más de 60 líneas de colectivos, todas de la empresa DOTA, que no fue apoyado por la conducción. En tanto, la Unión Tranviaria Automotor, como el líder de este gremio, Roberto Fernández, se opusieron a la medida y reavivaron una fuerte interna sindical. Miembros del grupo disidente intentaron ingresar por la fuerza a la sede del sindicato (ubicado en la calle Moreno al 2900) lo que generó cruces entre ambos bandos y con la policía. Por el momento se registraron 11 heridos, hubo un auto dado vuelta y el propio Fernández denunció en televisión que se encuentra en el techo de la sede, resguardado del conflicto. Tras la batalla en la UTA, siguen en paro unas de 60 líneas de colectivos.