Bolsonaro se enfrenta al Vaticano por la canonización de una santa brasileña

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se justificó por estar ausente en la canonización de la Hermana Dulce, la primera santa nacida en Brasil, una decisión que se inscribe en las relaciones distantes que mantiene con el papa Francisco. Su ausencia en la Santa Sede a un acto que había prometido asistir, también puede relacionarse con la aproximación del mandatario al movimiento neopentecostal. El próximo domingo se realizará una misa en el estadio mundialista Fonte Nova, de Salvador de Bahia, en homenaje a la Hermana Dulce. Ese mismo día la monja será canonizada por el papa Francisco en el Vaticano, y pasará a llamarse Santa Dulce de los Pobres. Las relaciones entre el gobierno y la Santa Sede se vieron afectadas por comentarios críticos de funcionarios respecto al Sínodo de la Amazonia, convocado por Francisco, iniciado el domingo pasado y que concluirá el 27 de octubre.