Brasil militarizó la frontera con Venezuela

Más de 3.000 efectivos militares fueron enviados a la frontera con Venezuela por el presidente de Brasil, Michel Temer, para controlar el ingreso de inmigrantes. Así, las ciudades de Buena Vista, capital del estado de Roraima y Pacaraima, en el extremo norte del país, se vieron invadidas por miles de uniformados. Por su parte, funcionarios brasileños justificaron que «los militares van a aumentar la seguridad en el área, ampliar la protección en los centros de refugiados y actuar en conjunto con las fuerzas de seguridad». A la vez, el jefe de gabinete Eliseu Padilla redujo el número de inmigrantes que tenían permitido cruzar la frontera por día y, en lugar de 700 u 800, tal como había afirmado Temer, solo se admitirá una cantidad mucho menor, incluyendo los turistas que llegan para visitar el país por unos días.