Cecilia Pando sin aula

Cecilia Pando, habitual apologista del golpe de estado cívico-militar, fue desvinculada del colegio católico Francesco Faà Di Bruno donde fue maestra por 48 horas, hasta que las autoridades del establecimiento escucharon el repudio de los padres y alumnos. A la vez, su designación como maestra de 7º grado generó el rechazo del gremios de maestros, ubicado en el barrio de Palermo. Así, la Ctera cuestionó duramente el nombramiento de la activista prodictadura y subrayó que su contratación fue un «hecho provocativo» por darse a conocer a pocos días del 24 de marzo, cuando se cumplirán 42 años del golpe de Estado genocida perpetrado por militares y civiles en 1976. El martes pasado la propia Pando, titular de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de la Argentina que niega el robo sistemático de bebés y cuestiona la existencia de los 30.000 desaparecidos, se había jactado de haber conseguido trabajo como docente de alumnos de 12 años.