Con luz propia

La entidad bonaerense asociada al Instituto Movilizador avanza en obras que mejoran la calidad de su servicio. A través de un programa de inclusión que cuenta con el apoyo del INAES, iluminó un barrio de bajos recursos de la vecina localidad de Lima.


San Isidro Labrador. Dirigentes y autoridades inauguraron las nuevas líneas de baja tensión, alumbrado público y medidores comunitarios. (Gentileza CEZ)

Desde sus inicios, las cooperativas de servicios públicos se preocuparon por brindar prestaciones esenciales en sus localidades, además de desarrollar múltiples acciones sociales para mejorar la calidad de vida y el bienestar de la comunidad. En ese marco, a través del Programa de Inclusión Eléctrica Nacional (PROINEN), la Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ), entidad asociada al Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, extendió sus redes de electricidad hacia el barrio San Isidro Labrador de la ciudad de Lima, vecina a Zárate. La obra fue posible gracias al apoyo financiero del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES).
La intersección de las calles 25 y 20 del barrio fue el lugar donde vecinos, autoridades y cooperativistas se reunieron para compartir una emotiva jornada y dejar formalmente inaugurado el nuevo tendido eléctrico. En el acto estuvieron presentes, por parte del INAES, su presidente, Marcelo Collomb; el secretario de Desarrollo y Promoción, Mario Uribe; el gerente de Legislación, Carlos Debiaggi; y los vocales del directorio del organismo, Víctor Rosetti, Enrique Arroyo, José Orbaiceta y Eduardo Fontenla. Además, asistieron la diputada provincial Sandra París; los concejales Irene Gueheneff, María Elena Galea, Ángel Lavié y Lucas Castigioni; y representantes de la Cooperativa Eléctrica de Pergamino y del Banco Credicoop, entre otras entidades e instituciones locales.
La obra, que beneficia a 66 familias, consistió en el montado de líneas de baja tensión, subestaciones y todo el sistema de alumbrado público, además de la instalación de nuevos postes y la colocación de medidores comunitarios. El referente vecinal Miguel Churruarin agradeció, en nombre de todas las familias beneficiadas, la posibilidad de contar con energía eléctrica, tanto en el alumbrado público como en sus viviendas, «es un sueño hecho realidad», dijo. En tanto, el presidente de la CEZ, José Luis Mangini, destacó el acompañamiento que el INAES le brindó a la cooperativa para que el proyecto se pudiera concretar. «Trabajamos con mucho esfuerzo todos los días, pero este tipo de acciones nos hacen avanzar a nivel social y construir más cooperativismo», señaló el dirigente.

Trabajo conjunto
El presidente de INAES, en tanto, afirmó: «Para lograr resultados como este, es necesario promover el trabajo conjunto y estratégico entre el Estado nacional, el Estado provincial y el sector cooperativo y mutual, que es el que está en contacto directo con la comunidad y su realidad. Nada de esto hubiera sido posible si esta comunidad no se hubiese involucrado. Estas iniciativas son las que generan desarrollo local, en paz y armonía».
No es la primera obra de electrificación de estas características que la entidad realiza a fin de abastecer a asentamientos poblacionales del distrito que no contaban con acceso seguro al servicio público de electricidad: ya lo hizo en el barrio zarateño El Progreso en 2016. Continuando este programa, que apunta a «la normalización de las redes de baja tensión y las instalaciones interiores de los barrios beneficiarios, con la finalidad de disminuir la cantidad de accidentes y siniestros derivados de instalaciones precarias», la cooperativa está realizando un censo en el barrio Los Robles de la ciudad de Zárate. Una vez reunida la información en cuanto a las variables de bienes y servicios y composición familiar, se procederá a elaborar el plan de obra eléctrico para desarrollar. «Seguimos sumando –concluyó Mangini– y trabajando por más y mejor servicio para todos».