Condena a España por torturas a dos etarras

El Estado español fue condenado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) a indemnizar con 50.000 euros a dos integrantes de la organización nacionalista vasca ETA que atentaron contra el aeropuerto madrileño de Barajas el 30 de diciembre de 2006, por los malos tratos que sufrieron durante su arresto y detención en manos de la Guardia Civil. En su resolución, el Tribunal sostuvo, por cuatro votos contra tres, que España debe pagar 30.000 euros a Igor Portu Juanenea y 20.000 euros a Mattin Sarasola Yarzabal por daños morales. Tres de los siete jueces realizaron un voto particular en el que alegaron que los hechos deben ser calificados como torturas. De acuerdo con el fallo, el Estado español vulneró la prohibición de tratos inhumanos o degradantes en su aspecto material (el maltrato en sí) y procesal (no investigarlo), que recoge el Convenio Europeo de Derechos Humanos.