Condena multitudinaria al golpe de Estado en Bolivia

Luego de que las Fuerzas Armadas, la Policía y grupos de políticos forzaran la renuncia de Evo Morales, se desató una condena desde los más diversos puntos del planeta. En la Argentina, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, HIJOS Capital, APDH, Cels y la Liga Argentina por los Derechos Humanos expresaron: «La actitud violenta de grupos irracionales que han desoído los llamamientos internacionales y del propio Gobierno de Bolivia conmociona y violenta todas las normas y principios de la vida democrática en la región». Alberto Fernández sostuvo que en Bolivia «se ha consumado un golpe de Estado» contra Evo Morales y exigió que el Gobierno de Macri ratifique «el compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente». El Grupo de Puebla manifestó «su solidaridad con el presidente Evo Morales, su vicepresidente Álvaro García Linera, y con su pueblo democrático y pacífico». Lula da Silva enfatizó que «es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa cómo vivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres». Así, otros líderes del mundo, junto a sindicalistas, organizaciones sociales y partidos de izquierda condenaron y realizaeon movilizaciones de repudio en Roma, París y Estocolmo, entre cientos de ciudades del mundo.