Condena por gatillo fácil racista en Texas

El expolicía Roy Oliver fue condenado, este jueves, a 15 años de prisión por asesinar a un joven afrodescendiente en Texas. Así, el tribunal de Dallas, Estados Unidos, sentenció a Oliver, quien en abril del año de 2017 disparó a mansalva contra Jordan Edwards. Esta condena al policía blanco es una de las primeras en un caso de gatillo fácil contra un joven negro. Por su parte, el padre del adolescente dijo que ni su hijo ni sus amigos representaban una amenaza para la seguridad del uniformado y que se trató de un claro caso de odio racial. Ya en el juicio, la fiscal de distrito del condado de Dallas, Faith Johnson, describió a Oliver como un asesino que violó su juramento de proteger a los ciudadanos. La fiscalía describió al acusado en su informe como una persona fuera de control, que estaba buscando una razón para matar.