Contar otras historias

Tiempo de lectura: ...

La publicación se distribuye en los barrios porteños de Parque Chacabuco y Flores. Premiada por su trabajo, es una herramienta de difusión para las problemáticas vecinales y la economía social.

 

De interés cultural. Nuestro mensaje es el medio, fue el lema de la primera tapa de la revista autogestionada. (gentileza La Taba)

En tiempos de omnipresencia mediática, cuando todo aquello que no pasa por pantallas o portadas de grandes corporaciones pareciera no existir, otra realidad late en los márgenes. Una amplia red de medios alternativos, comunitarios y populares dan cuenta de luchas y resistencias, de construcciones solidarias y redes culturales, de saberes distintos, generados al calor de debates intensos y participativos, no registrados por las cadenas informativas dominantes. Dentro de ese espectro comunicacional se encuentra la Cooperativa de Trabajo La Taba.
«Este proyecto nace en 2010, luego de haber realizado varias experiencias en medios gráficos y radiales. Nos definimos como trabajadores autogestivos y adoptamos la figura cooperativa convencidos de que era la mejor forma de armar un equipo de trabajo», cuenta  Fernando Zuker, licenciado en Comunicación Social y presidente de la cooperativa. El primer objetivo fue editar una revista de distribución gratuita en la ciudad de Buenos Aires y crear un sitio multimedia.  La Taba es un proyecto de comunicación que fue concebido gracias al impulso de un grupo de periodistas, educadores, sociólogos, diseñadores gráficos, fotógrafos, artistas y ciudadanos con inquietudes sociales. Si bien en los últimos años la comunicación alternativa es un fenómeno cada vez más instalado producto del acelerado desarrollo de las nuevas tecnologías, en especial Internet; a la hora de poner en marcha un medio, son múltiples los factores que influyen en su viabilidad. Un factor clave es el sostenimiento económico. «Durante muchos años estuvimos buscando un medio para trabajar y luego veíamos de qué manera podíamos hacerlo sustentable. En cambio, cuando formamos La Taba, decidimos invertir la ecuación. Por eso el título de tapa de la primera revista fue “Nuestro mensaje es el medio”, porque consideramos que el mejor y primer mensaje que tenemos que dar a la sociedad es la forma organizativa que da sentido a nuestras acciones», dice el comunicador.

 

Un nombre como bandera
La meta de la cooperativa es desarrollar y comercializar servicios de comunicación gráfica, audiovisual y digital, y su primera realización fue la revista que toma el nombre La Taba como bandera. Cuando los integrantes de esta experiencia solidaria adoptaron esa denominación, quizás pensaron en las sabias palabras del poeta Armando Tejada Gómez, cuando escribió: «Hay que dar vuelta el viento como la taba, el que no cambia todo, no cambia nada».  Así lo expresaron sus asociados cuando se propusieron impulsar un espacio comunicativo democrático que fomente la inclusión y la participación de la comunidad, que contrarreste la monopolización comunicativa e informativa establecida. «Elegimos este nombre porque representa, como el juego, dos caras de una misma moneda. Y nosotros optamos por la cara positiva y bajo esa consigna se inscriben todos nuestros proyectos», afirma el director de la publicación.
La revista, que ya publicó su número 18, es un mensuario que se distribuye en los barrios porteños de Parque Chacabuco y Flores. «Además de reflejar las noticias e informaciones de interés vecinal de la zona, ampliamos la mirada a la realidad de nuestra ciudad, nuestro país y, particularmente, hacia la reflexión sobre el sector de la economía solidaria», señala Zuker.
Entre otros servicios, la Cooperativa de Trabajo La Taba ofrece asesoramiento para el diseño y la edición de periódicos y revistas institucionales, apertura y mantenimiento de sitios web, y campañas de comunicación para pymes y organizaciones de la sociedad civil. Además, propone acciones de capacitación referidas a cooperativismo y economía social, comunicación y periodismo, gestión participativa, diseño gráfico, software libre y educación popular. Promover el uso de los espacios que la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual otorga a las organizaciones sociales, para que «muchas más voces puedan ser escuchadas», es otro de los planes que tiene la cooperativa. En tal sentido, está trabajando en el lanzamiento de un portal de noticias próximo a salir, sin abandonar el viejo anhelo de instalar una radio propia.
Inquieta y en permanente crecimiento, La Taba organiza y participa de numerosas actividades culturales junto con otras instituciones de la zona, como la comisión de asociados de la filial Parque Chacabuco del Banco Credicoop y, al mismo tiempo, desarrolla una intensa labor vinculada con la difusión de los principios y valores cooperativos, además del dictado gratuito del curso de periodismo gráfico en el Centro de Formación Profesional de Flores. Por todas estas acciones, la entidad solidaria recibió un reconocimiento en la Legislatura porteña, en el marco de los festejos por el Día de la Cooperación, momento en el cual la revista fue declarada de interés cultural dado su carácter de medio comunitario que promueve la inclusión y el protagonismo vecinal.

Silvia Porritelli