Corte y acto en el Puente Pueyrredón por Kosteki y Santillán

Al cumplirse 18 años de la Masacre de Avellaneda, donde fueron asesinados los jóvenes luchadores Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en el marco de una masiva protesta social, familiares y numerosas organizaciones sociales y políticas reiteran el pedido de Justicia con un corte y acto del Puente Pueyrredón. Si bien fueron condenados dos policías, autores materiales de los homicidios, los familias y luchadores apuntan a quienes consideran responsables intelectuales de la represión en la actuaron diversas fuerzas de Seguridad nacionales y provinciales. Así, Felipe Sola, actual canciller y gobernador de la provincia de Buenos Aires en 2002, y el entonces presidente, Eduardo Duhalde, son señalados —entre otros— como los responsables políticos del crimen. Como se recordará, Darío no dudó en auxiliar a Maxi, ya herido mortalmente, cuando fue fusilado por la espalda. La estación Avellaneda, espacio de la masacre, fue renombrada «Darío y Maxi», como una reivindicación popular del ejemplo de vida de los jóvenes piqueteros.