Coyuntura regional

Boron. El politólogo analizó la coyuntura internacional y de la región. (Nicolas Pousthomis)

La situación geopolítica y América Latina fue el título de la disertación que el politólogo y director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia (PLED), Atilio Boron, brindó en la filial Plaza del Banco Credicoop. En la apertura, Pablo Milstein (gerente) y Marcos Guerber (presidente de la comisión de asociados) destacaron la convocatoria que se realizó «dentro de las actividades que desarrolla la comisión de asociados para la comunidad». «Hoy estamos en una coyuntura muy especial, toda América Latina se ve afectada por movimientos económicos que, de alguna manera, influyen también en nuestra economía local», dijo Guerber para presentar a Boron.
Boron repasó la actual coyuntura internacional, signada por la etapa del multipolarismo abierto a partir del atentado a las Torres Gemelas en 2001. «La idea del unipolarismo de Estados Unidos como una nación que prevalecería sin contrapesos en el ámbito internacional a lo largo del siglo XXI ya no se podía sostener porque se hizo evidente, ya en ese momento, no solamente la vulnerabilidad militar de los Estados Unidos, sino la potencia de algunos países adversarios, principalmente China», aseguró el autor de América Latina en la geopolítica del imperialismo. Otro tema pendiente para la gran potencia mundial es qué hacer con el grupo yihadista ISIS (Estado Islámico de Irak y Siria, por sus siglas en inglés), «que fue creado por los propios servicios de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido e Israel junto con Arabia Saudita como una estrategia para contener al gobierno de Irán». En otro tramo, Boron, recordó las 80 bases militares que tiene el país del norte en América Latina con los objetivos estratégicos de recuperar Venezuela (primer país de reservas de petróleo del mundo) y Brasil (dueño de los minerales estratégicos de la Amazonía).
Por último, Boron mencionó que el avance de Estados Unidos en la región «se materializó en los golpes de Estado frustrados en Bolivia y Ecuador y triunfantes en Honduras y Paraguay, con el objetivo de retrotraer el panorama político al 31 de diciembre de 1958, es decir, previo a la revolución cubana», señalando también el protagonismo de la Argentina en la nueva coyuntura política, con Mauricio Macri como presidente. «La idea es que América Latina abandone los proyectos integracionistas como la Unasur y la Celac y que se redefina el Mercosur en función del modelo neoliberal imperante hoy en Europa. Que los países de América Latina avancen en las firmas de tratados de libre comercio con EE.UU., que integremos la Alianza del Pacífico, que firmemos el Tratado Transpacífico (otro engendro de los EE.UU. para hostigar a China). Y esa es la agenda de política exterior que tiene Mauricio Macri en su programa», concluyó Boron.