Crece desde el pie

En el año 2004, gracias a los concursos federales del INCAA, un grupo de cineastas, comunicadores y diseñadores fundaron, en la ciudad misionera de Oberá, una cooperativa audiovisual con el objetivo de reflejar historias del interior del país.

Un gauchito. Escena del largometraje que el grupo está filmando en Corrientes. (Gentileza Productora de la Tierra)

Hace poco más de una década, la mayoría de quienes querían hacer películas y documentales tenían que instalarse en Buenos Aires. La estructura estaba pensada para que todo se realizara desde las productoras porteñas. Y para hacer una historia del Interior, los cineastas viajaban con su producción, sus equipos, sus técnicos y regresaban a la capital del país. Con los concursos federales del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), luego con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual –que el presidente Mauricio Macri modificó a pedido de los grandes monopolios– y los avances informáticos y tecnológicos al alcance de más personas, comenzaron a crearse productoras en el interior del país. En este contexto nació, en la ciudad misionera de Oberá, la cooperativa Productora de la Tierra, fundada en 2004.
«Elegimos ese nombre como metáfora, porque pensamos que lo nuestro es como hacen las personas del campo que trabajan la tierra para el futuro. Somos algo que crece desde la tierra, desde abajo, que si se riega, se cuida y se trabaja da sus frutos», explica Lucía Alcaín, presidenta de la entidad. Los cineastas se plantearon como principal objetivo bregar por el crecimiento de la industria cultural regional, y aportar para que esta fuera económicamente viable, socialmente justa, representativa de  la identidad de su lugar. «Ser una cooperativa nos permite trabajar de lo que queremos con una figura jurídica y siendo socios de nuestra propia entidad. A a la vez, podemos llevar adelante proyectos culturales y de índole social. Nos movemos entre lo público y lo privado, sin depender totalmente de uno o de otro», cuenta Alcaín.
Cuando el proyecto de crear una cooperativa comenzó a tomar forma, los integrantes tenían entre 20 y 25 años. «Los primeros momentos fueron de conocernos más allá de las reuniones y las amistades. Porque una cosa es comer un asado y otra trabajar de modo colectivo –cuenta Alcaín–, pero con el paso del tiempo, con etapas buenas y encontronazos, nos fuimos afianzando para que hoy sea nuestro medio de vida y el sueño en marcha de los once asociados que llevamos adelante la productora».

Un festival y muchos sueños
Gran parte del trabajo que llevan adelante es a través de redes con otras productoras. Así crearon el festival Oberá en Cortos, que ya va por la 14º edición. Son cinco días en los que cineastas y cinéfilos de la región participan de charlas, capacitaciones, mesas de trabajo, intervenciones artísticas y comunitarias. La tranquilidad de la localidad se modifica con gente que va de la sala de cine a la carpa que montan en la plaza para proyecciones y presentaciones.
En sus años de trayectoria, la cooperativa participó en la realización de audiovisuales de la Región NEA del Plan de Fomento 2010 como coproductora del unitario documental Quieta non movere, la masacre de Oberá; formó parte del trabajo de la serie de ficción Aquellos días felices, de Maximiliano González, y produjo el capítulo «Misiones» del ciclo Huellas. Historias del Nordeste y de la serie Casi un mismo techo. Además, han realizado micros para Canal Encuentro y Aqua Mayor. Recientemente, ganaron el concurso Raymundo Gleyzer con los proyectos de largometrajes Selva y Zulma, que comenzarán a rodarse en 2018.
Hoy están rodando el largometraje Un gauchito, en la provincia de Corrientes. «Nos toca en medio de los conflictos que hay entre el sector audiovisual y las nuevas políticas implementadas desde el INCAA, donde nuestro sector se ve perjudicado», dice Juan Ferreira, tesorero. Sin embargo, nada los detiene: los próximos proyectos son el largometraje El silencio de los otros, que comenzará a rodarse en el mes de diciembre, y están en proceso de producción de la serie de ficción Mata salvaje, junto con productoras de Brasil y Paraguay.