Crece la tensión del gobierno de facto de Bolivia con México y España

Tras los hostigamientos en la embajada de México en La Paz, el gobierno de facto de Jeanine Áñez ordenó la expulsión de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, y del personal diplomático español acreditado en Bolivia, al que pertenecen la encargada de negocios, Cristina Borreguero y el cónsul, Álvaro Fernández. Áñez explicó que su Ejecutivo «ha decidido declarar personas no gratas» a los funcionarios mencionados, así como «al grupo de los presuntamente diplomáticos encapuchados y armados». La decisión adoptada por el Ejecutivo de facto incluye un plazo de 72 horas para que estas personas abandonen Bolivia. Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana instruyó a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, para regresar a su país, con el fin de «resguardar su seguridad e integridad», tras la expulsión.