Crisis política por el ataque a la familia qom en Chaco

El jefe de la Policía, Fernando Romero; el subjefe, Ángel Domínguez y la directora ejecutiva del Centro de Análisis, Comando y Control Policial, Mariela Noemí Aguirre presentaron su renuncia ante el Ministerio de Seguridad. Fue luego de que el Gobierno provincial rechazara la reincorporación de los policías que están imputados por violencia institucional contra cuatro jóvenes qom de Fontana. La cúpula policial quería que los agentes regresen a sus tareas habituales tras recibir la libertad. Así, la policía exhibió su desacuerdo con la decisión del Ejecutivo provincial de mantener suspendidos a los cuatros agentes imputados en una causa por allanamiento ilegal y vejaciones perpetradas el 31 de mayo y que tuvo como víctimas a un grupo de jóvenes qom y sus familias del barrio Banderas Argentinas, de Fontana. Los liberados cometieron sucesivos delitos: abusaron de dos chicas qom, torturaron a varias personas de esta familias, rosearon con fuego a varios, dispararon balas de goma contra parte de la comunidad, lo que concitó el repudio de organizaciones nacionales e internacionales. De este modo, una crisis política de proporciones se desató en el Chaco.