Cuarta Marcha Nacional contra el gatillo fácil

«Los más de 5.500 pibes asesinados nos dice que no se trata de excesos individuales de algunos policías, tampoco de “manzanas podridas”, sino que son las fuerzas represivas del Estado que cumplen con su rol. Lo cumplieron bajo la dictadura genocida y lo cumplen desde 1983 bajo el régimen constitucional. La defensa explícita del presidente Macri y su ministra de seguridad Patricia Bullrich del asesino de Juan Pablo Kukoc, celebrando públicamente que el policía Chocobar haya disparado por la espalda, muestra con claridad como el gatillo fácil es una política de Estado. Coherente con ello, los medios hegemónicos muestran al suboficial Chocobar como una víctima de la Justicia, que lo procesa por hacer lo que debía hacer, pero pocos recuerdan hoy el nombre del pibe Kukoc y que fue asesinado». Fragmento relevante del documento de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil que se realizo este lunes desde el Congreso a Plaza de Mayo y se replicó en 12 provincias del interior. La iniciativa reunió a familiares, organismos humanitarios, trabajadores de Télam y una multitud de organizaciones políticas y sociales.