Cuestión de peso


Jadiga Jattab. «Mi apariencia es problema mío», dijo la presentadora.

 

La televisión pública egipcia sacó a ocho presentadoras de pantalla y las conminó a adelgazar durante un mes, para reaparecer con «una apariencia adecuada». La decisión, tomada por la directora de la señal, Safaa Hegazy, que, según dijo, busca «brindar una imagen más moderna y ganar competitividad frente a otros canales del mundo árabe»,  provocó el rechazo de los grupos pro derechos de las mujeres. «Viola la Constitución y es una forma de violencia», dijeron.
Khadija Khattab, una de las conductoras afectadas, declaró: «Es humillante y es un escándalo… Mi apariencia es problema mío… Es una cosa privada y considero que mi físico es similar al de la mayoría de las egipcias». Otra comunicadora indicó que la situación molestó a su familia y debió de haberse manejado de forma interna. Curiosamente, ningún hombre fue suspendido por tener kilos de más.