Denuncia de mujeres en prisiones bonaerenses

«La falta de alimentación adecuada, de atención médica, de la provisión de elementos básicos de higiene como el papel higiénico o toallitas femeninas, las condiciones de hacinamiento en las que viven, hace a la privación de sus necesidades básicas y coloca al Estado en el incumplimiento de obligaciones elementales en su tarea de custodia de personas privadas de su libertad. Dentro del colectivo, las mujeres privadas de la libertad exigen la atención de demandas específicas a las prestaciones de salud, entre otras omisiones, no se les realizan estudios de control ginecológicos desde hace años; falta medicación para quienes padecen enfermedades crónicas; no se producen traslados a tiempo a hospitales extramuros, lo cual provoca muertes evitables por falta de atención de enfermedades, tal así, el caso de Patricia Solorza, quien estuvo alojada en la Unidad 47 de San Martín». De modo, Yonofuí –organización social de trabajos artísticos y productivos en cárceles–  denuncia la devastación que sufren las mujeres en el encierro bonaerense.