Derrota del gobierno argentino en la OMC

La cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de Buenos Aires reveló la fragilidad de ese organismo como instancia de coordinación global a raíz de la oposición de los Estados Unidos al sistema de negociación multilateral y el celo de otros países que mantienen políticas de protección para evitar el descontrol de sus economías. En ese marco de desaliento dado por las nuevas circunstancias políticas globales, el gobierno argentino se llevó otra derrota junto con el fracaso de la negociación para el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). «Hemos progresado en algunos ámbitos, pero en la mayoría de ellos no fue posible, los miembros no se pudieron poner de acuerdo. Sabíamos que el progreso aquí exigiría un salto en las posturas de los miembros y eso no lo vimos. No hemos podido obtener resultados, no siempre es posible hacerlo», admitió Roberto Azevedo, director de la OMC, en la sesión de clausura. «Evitar un derrumbamiento del sistema es también importante», dijo la excanciller y presidenta de la cumbre de Buenos Aires, Susana Malcorra.