Desafíos por venir

Tiempo de lectura: ...

Emitido por la ACI a fines de 2012, el «Plan de acción para una década de cooperativas» fue debatido por referentes del movimiento solidario en el CCC Floreal Gorini.

Form. «La ACI es un organismo ecuménico que resume las más diversas expresiones». (Jorge Aloy)

Ariel Guarco, presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR); Ricardo López, presidente de la Federación Argentina de Entidades Solidarias de Salud (FAESS); el gerente general del IMFC, Edgardo Form, y Daniel Plotinsky, miembro del Instituto de la Cooperación (IDELCOOP) encabezaron la presentación del «Plan de acción para una década de cooperativas», emitido por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) a fines del año 2012.
«Es un proyecto de visibilización y de participación del movimiento cooperativo en el conjunto de la sociedad que tenía que ponerse en discusión», afirmó Plotinsky acerca del documento difundido al finalizar el Año Internacional de las Cooperativas. La presentación a nivel mundial se realizó en la asamblea de la ACI llevada a cabo en Manchester, Inglaterra, a fines de 2012. López, por su parte, analizó: «El cooperativismo puesto como alternativa a un modelo diferente, es distinto al propuesto como “rueda de auxilio” de esta crisis mundial. Charles Gould (director general de la ACI) dijo en Manchester que “el cooperativismo es el mejor modelo dentro del capitalismo” y “es el rostro humano del capitalismo” y en realidad este surgió fundamentalmente como una alternativa social y económica frente a los problemas que trajo aparejado el industrialismo. En consecuencia, desde su historia, tiene valores absolutamente diferentes». Sin embargo, dijo López, «es muy importante que la Alianza haya lanzado un debate para proyectar el movimiento cooperativo en un momento donde hay una crisis internacional muy seria, donde hay un modelo que puede liquidar por contaminación el propio planeta y que es el momento de mayor desigualdad en la historia de la humanidad».
En sintonía con López, Form señaló: «El documento de la Alianza está fuertemente influido por una visión eurocéntrica que es la que históricamente ha tenido gravitación en la construcción de la ACI». Por otra parte, y respecto de la temática de cuidado del medio ambiente, expresó: «No se nos escapa que alguna de las entidades cooperativas que pertenecen a países del hemisferio norte o que no firmaron el protocolo de Kioto trasladaron al seno del movimiento cooperativo la misma postura que sus respectivos países». Asimismo, Form subrayó que «hay que asumir que la ACI es un organismo ecuménico que procura resumir en su interior las más diversas expresiones».
En su análisis, Guarco expresó que el documento «no busca ni una misión ni resultados concretos, ni plantea un escenario». «El documento plantea orientaciones a discutir, cuestiones normativas, pero no hace alusión a temas que ha llevado la misma ACI regional, como la ley marco para cooperativas de América Latina y el Caribe que fue aprobada por el Parlatino. La nombra, pero no la desarrolla», añadió. Guarco recordó también la propuesta argentina, ya en marcha, de una red de parlamentarios cooperativistas y las alianzas estratégicas con el Ejecutivo nacional. Para finalizar, y dentro del plan estratégico de COOPERAR para 2013, enumeró la capacitación y el establecimiento de fuentes de financiamiento concreto para el sector de la economía social y solidaria.