Desde adentro

Se realizó, en el CCC Floreal Gorini, un panel con el objetivo de difundir experiencias de cooperativas llevadas adelante por personas que están o estuvieron privadas de su libertad. Inclusión, solidaridad y perspectiva de género.


Para la libertad. Musante, Pérez, Sosa y Stroker disertaron en la sala Meyer Dubrovsky. (Horacio Paone)

En la sala Meyer Dubrovsky del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, se realizó la charla debate «Cooperativismo, encierro y género». Los expositores fueron Camila Pérez (investigadora del grupo de Estudios en contexto de encierro del departamento de Estudios sociológicos del ccc), Leonardo Sosa (de la cooperativa Reciclando Vidas e integrante de una comisión nacional de liberados) y Ayelén Stroker (de la cooperativa Esquina Libertad). El propósito de la charla fue difundir experiencias de cooperativas de trabajo organizadas dentro de cárceles o por personas que estuvieron privadas de su libertad. Coordinó la actividad Marcelo Musante (investigador del departamento de Estudios sociológicos).
«Las mujeres que habitan las cárceles de nuestro país son, en su gran mayoría, pobres. Para ellas el trabajo en blanco y la posibilidad de pensarse más allá de la subsistencia del día a día quedó atrás hace varias décadas», sostuvo Pérez, abordando la problemática desde una perspectiva de género. Destacó también que la privación de libertad se relaciona con la situación socioeconómica de jóvenes sumidos en la marginación.
Stroker integra la cooperativa nacida en 2011 dentro del penal de Devoto. Uno de los fundadores es su compañero detenido. Al principio cosían cuadernos que eran vendidos en una feria afuera del penal. «Así empezamos, de forma muy precaria; después empezamos a necesitar un espacio físico afuera, porque algunos empezaron a salir; también nos vinculamos con otras organizaciones, experiencias, a aprender qué era el cooperativismo». Y destacó al ámbito universitario como «un paraguas» frente a «todos los ataques sistemáticos del servicio penitenciario».  
En sintonía con esta afirmación, Sosa explicó: «Lo que nos une es que todos pasamos por pabellones universitarios. La mayoría de los que pudimos constituir cooperativas logramos recibirnos o estamos formándonos en alguna carrera universitaria. Y esa idea del cooperativismo y demás se fue formando y se fue incentivando desde adentro», sostuvo Sosa acerca de la cooperativa de Florencio Varela que recicla basura y realiza trabajos de parquización.