Desmonte

Un terreno sin vegetación ocupa hoy el lugar en el que, hace apenas 15 años, se extendía un monte denso mixto de algarrobos, ñandubay, coronillos, talas,
chañar y espinillos. En la localidad entrerriana de Pueblo Belgrano, el emprendimiento inmobiliario Amarras de Gualeguaychú, que se comenzó a construir sin realizar estudios de impacto ambiental, desmontó vegetación nativa, provocó inundaciones en zonas densamente pobladas y provocó un impacto ambiental permanente e irreversible, según advirtió en julio de este año un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Recientemente, el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos volvió a fallar contra el emprendimiento. «La Constitución Provincial es tajante cuando establece que los humedales se declaran libres de construcción de obras de infraestructura a gran escala», señala la resolución,  que ordena «la recomposición del ambiente in natura, es decir la vuelta atrás de las cosas a su estado anterior», una medida que «no puede verse obstaculizada por el gradual avance que posee el proyecto». La decisión se basa en «la prevención del daño futuro» y ordena «un resarcimiento pecuniario por los daños irreversibles».


(Justiciaambiental.org)