Dos jefes policiales vincularon el delito con la pobreza

Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal, coincidió con su par de la Bonaerense, Fabián Perroni, que días atrás afirmó que «hay gente que delinque por necesidad, por apremio económico». La declaración disgustó a los funcionarios de Cambiemos, ya que hacía foco en el aumento de los delitos simples y en las personas que delinquen por primera vez en el marco de las políticas de ajuste aplicadas por el gobierno. A la vez, Roncaglia pidió «no estigmatizar a los pobres. Si no, el pobre es un delincuente», y aseguró que la falta de trabajo o recursos económicos son las principales motivos que esgrimen los delincuentes para intentar justificar su accionar delictivo. Por su parte, Perroni había sostenido que «hay un problema social, que es obvio, que hace que la persona que tenga la necesidad de comer, por definirlo de alguna manera, lo que hace que el delito más simple aumente». La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, criticó las declaraciones del titular de la Bonaerense y las tildó de «poco feliz».