Dos represores murieron de COVID-19 en prisión

Juan Domingo Salerno, procesado por delitos de lesa humanidad, y Edberto González de la Vega, sentenciado por las explosiones de Río Tercero, fallecieron luego de contraer el COVID-19 en la Unidad Penal N° 34 de Campo de Mayo. Desde el penal también comunicaron que otros 28 internos dieron positivo al test de coronavirus. El brote del virus dentro del penal de Campo de Mayo se originó por uno de los penitenciarios. Salerno tenía 71 años y estaba procesado por pertenecer en lo que en la jerga se conoce como «la patota» de Miguel Etchecolatz, expolicía condenado a cuatro cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad. Al igual que otros represores alojados en las unidades 31 y 34 del SPF, y tras el caso confirmado de Muiña, Salerno solicitó que se revea su pedido de arresto domiciliario. González de la Vega, el otro fallecido, fue uno de los tres militares condenados por las explosiones ocurridas en Río Tercero el 3 de noviembre de 1995. Durante aquella época ocupaba la dirección de la planta riotercerense. También fue gerente de Coordinación de Fabricaciones Militares.