El agua no se negocia

Con vigilias, marchas y cortes de ruta en distintos puntos de la provincia, miles de mendocinos expresaron su repudio a la reforma de la ley 7.722, aprobada por la Legislatura, que prohibía la utilización de sustancias tóxicas como el cianuro y el ácido sulfúrico en la minería. «El agua no se negocia», la histórica consigna de la lucha por los recursos naturales en la provincia, reunió a asambleas ciudadanas y organizaciones ambientalistas en la Plaza Independencia, frente al edificio donde diputados y senadores trataron la modificación impulsada por el exgoberandor Alfredo Cornejo y su sucesor, Rodolfo Suárez. Aprobada en 2007, la ley 2.277 fue fruto de una gran movilización popular contra el modelo extractivista y la explotación de la minería a cielo abierto. El proyecto del oficialismo provincial permitiría la apertura de nuevos proyectos de megaminería. Luego de las masivas protestas, el gobernador anunció que suspendería la reglamentación de la reforma y abriría una convocatoria al diálogo.


(Télam)