El ARA San Juan estaba en «gravedad uno»

Las deficiencias observadas estaban encuadradas «como gravedad uno, lo que significa que el submarino corría un riesgo muy alto» en caso de ser destinado a realizar una misión como la que emprendió. Así lo asegura el informe oficial de la Inspección General de la Armada que en diciembre de 2016 consignó la existencia de «falencias» en el ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre pasado con 44 tripulantes a bordo. La advertencia, que fue refrendada en enero de 2017, fue remitida al Estado Mayor General de la Armada, al Ministerio de Defensa y a la Sindicatura General de la Nación (SIGEN). Esta información fue corroborada, recientemente, luego de que prestaran declaración testimonial, ante la jueza federal Marta Yáñez, el exauditor de la Armada Guillermo Luis Lezana, y su reemplazante, actual titular de la Inspección General de la fuerza, Eduardo Alfredo Pérez Bacchi.