El Código en cuestión


Puerto Madero. Un ordenamiento urbano a la medida de los intereses inmobiliarios. (Jorge Aloy)

El tratamiento del Código Urbanístico que el oficialismo porteño pretendía aprobar en la Legislatura en septiembre fue suspendido por decisión de la jueza en lo contencioso administrativo Andrea Danas, quien admitió una cautelar presentada por el Observatorio del Derecho a la Ciudad por el incumplimiento del procedimiento de las audiencias públicas que exige la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. La jueza señaló que «la suspensión del procedimiento legislativo se presenta como una medida necesaria para preservar los mecanismos de participación ciudadana garantizados constitucionalmente, y compatibilizar los intereses en juego».
Cuestionado por asambleas y organizaciones sociales, el proyecto fue remitido a la Legislatura por el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, a principios de abril. Desde el Observatorio señalaron que la norma apunta a «seguir garantizando los negocios inmobiliarios y no a otorgar herramientas jurídicas para terminar con la crisis habitacional y ambiental». «Es un código que únicamente está regulando cómo aumentar la capacidad constructiva de las parcelas», señaló a la agencia Télam el presidente de la organización, Jonatan Baldiviezo.