El Congreso investigará el espionaje político en la Justicia

La Corte Suprema solicitó al Congreso que audite la dependencia del propio tribunal, dirigida por el camarista federal Martín Irurzun y que se ocupa de hacer escuchas telefónicas, luego de más de un año de filtraciones en los medios afines al gobierno de conversaciones privadas entre Cristina Kirchner y el exsecretario presidencial Oscar Parrilli. A la vez, los supremos requirieron al juez Rodolfo Canicoba Corral, que tiene a cargo una causa penal sobre el tema, que informe si se detectó fallas en el resguardo de la confidencialidad y la custodia. El alto tribunal es hace tiempo foco de sospechas porque la difusión de conversaciones con todos los condimentos del espionaje político ocurrió justo desde que el Departamento de Interceptación y Captación de Comunicaciones (Dicom) quedó a su cargo por decisión del gobierno de Mauricio Macri. Esta es la primera vez que adopta alguna medida concreta, pero todo indica que está tomando prevenciones porque el Frente para la Victoria, Cambiemos y el Frente Renovador en una alianza inusitada en Diputados consensuaron un pedido de informes.