El FMI aprobó el primer tramo del crédito

El Fondo Monetario Internacional, que dirige la francesa Christine Lagarde, apronó el acuerdo stand-by por tres años por 50.000 millones de dólares contra un paquete de ajuste fiscal recesivo para achicar el déficit público. El primer desembolso será por 15.000 millones de dólares que irán de manera directa e indirecta a apaciguar la crisis cambiaria que se intensificó en los últimos dos meses. La mitad del primer desembolso tendrá como destino recomponer reservas y el resto irá a las arcas del Tesoro. Tal como se había negociado hace un mes, con otro elenco de funcionarios, pero bajo el mismo escenario de crisis, se promete «un ajuste fiscal que asegura que el gobierno federal alcanzará un equilibrio primario para 2020, con un ajuste significativo inicial para lograr un déficit primario de 1,3% del PIB en 2019», señala el documento del Fondo que no escatima en reiteraciones con la palabra «ajuste». El paquetazo del Fondo también se focaliza en reducir la inflación: «Sabemos que afecta a sectores más vulnerables de la sociedad», apuntó la directora del organismo al informar el acuerdo.